Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

viernes, 28 de marzo de 2014

Reflexiones sobre educación- again- tratando de no ser repetitivos

Ahora que parece que el conflicto docente bonaerense amaina, quisiera hablar de algo menos circunstancial que una discusión salarial.
Lo nuevo no termina de nacer y lo viejo, no termina de morir ...
¿Qué tiene que ver eso con el sistema educativo bonaerense en particular, y argentino, en general? Veamos.
Lo nuevo, son las nuevas escuelas, el material didáctico, es la inversión en educación más grande que se ha realizado en los últimos tiempos, es la AUH, es el plan Conectar Igualdad, es el plan PROGRESAR, son las Becas, las nuevas universidades y los nuevos institutos...
Lo viejo, son los docentes y sus condiciones laborales, las aulas llenas, la acumulación de cargas y el ir y venir de una escuela a otra, pero también sus prejuicios y los de la comunidad.
El gobierno nacional ha proclamado que la educación es prioridad, y en parte lo demuestra. La inversión en infraestructura educativa y en salarios docentes han crecido exponencialmente desde el 2003.
El 26% del presupuesto de la provincia de Buenos Aires va a educación ¿No es eso una prioridad?...
Pero los docentes ven crecer sus responsabilidades en forma no proporcional a su salario. Y no es extraño que vean al alumno como un enemigo sobre todo si es pobre y cobra la AUH o el plan PROGRESAR.
No puede pedirse a un docente agobiado con tres cargos y aulas llenas, que trate de incluir a los recién llegados, que para él no quieren ni merecen la educación y deben estar afuera.
No puede pedírsele que sacrifique su tiempo libre y su salud en pos de una sociedad más educada, mejor preparada. Es un/a  trabajador/a , no un santo o un mártir.
Si realmente hemos decidido como sociedad tener un mayor nivel educativo general haciendo obligatoria la secundaria y manteniendo gratuita la universidad pública, no basta con la declaración. Hacen falta más docentes con grupos más pequeños de alumnos a los que puedan atender, docentes que puedan vivir con un sólo cargo al cual dedicarse por completo. Y más capacitación para que los docentes puedan hacer frente a la nueva realidad.
Claro que cuesta plata, como cuestan plata la AUH o las nuevas escuelas, pero si la educación es prioridad estas inversiones son el necesario complemento, sin el cual aquellas son insuficientes.
Sin los docentes no hay mejora educativa. Esta no puede hacerse con ellos en contra o indiferentes...
Las prioridades cuestan plata, y lo que se hace a medias, puede ser, a veces, peor que lo que no se hace.Tal vez haya que discutir nuevas fuentes de financiamiento, tal vez replantearse la provincialización del sistema educativo, lo que no se puede hacer, es seguir con la sempiterna lucha de cada año que ya agota a todos y que no lleva a ninguna parte.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada