Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

jueves, 10 de abril de 2014

Divagues sobre el 2015


El gobierno miente. Es la muletilla de todo antikirchnerista entusiasta.
No importa si lo que se discute es el INDEC, el crecimiento económico, los índices de criminalidad, o el clima.
Lo curioso de esta muletilla es que responde todo. Ya se esté discutiendo la necesidad de fomentar el mercado interno, la necesidad de reformar el código penal o se esté cuestionando los asesinatos a manos de muchedumbres impunes, la muletilla sale.
Ojo, que no es cuestión de responder con su imagen en espejo. Decir Clarín miente no basta como argumento. Hay que mostrar en qué miente, y en qué grado.
Aunque permite detectar al verdadero antikirchnerista ferviente. Tome un medio opositor al gobierno y busque un caso en el que haya engaño. Si es capaz de reconocerlo ha hallado ud una persona con la cual tener una discusión. Si no lo hace, y hasta justifica el engaño con la excusa que sea, ha encontrado a un verdadero antik entusiasta. Uno que no deja que la realidad se interponga en su pensamiento.
Ciertamente no faltan kirchneristas cuyo entusiasmo los hace igual de ciegos, pero eso responde más a cuestiones personales que a un aparato mediático de bombardeo cotidiano.
Bombardeo que llega al colmo de la locura cuando los mismos que cuestionan a cada paso la intervención del estado hablan de estado ausente para justificar asesinatos.
Muestra que el juego limpio no figura en los planes, y que cualquier cosa vale contra el gobierno.
Pero si hace mella es porque hay terreno fértil. La desaceleración del crecimiento perjudica a la clase media y la devuelve a sus temores habituales.
Y nada más peligroso que un clasemediero asustado. Sobre todo si va en patota.
Entre el desgaste propio de cualquier proyecto que lleve más de 10 años en el gobierno, la falta de una sucesión clara, y la nula aceptación que nuestra clase media tiene de los proyectos redistribucionistas a largo plazo, porque aunque se beneficie de ellos se siente perjudicada, hay un caldo de cultivo propicio para que un demagogo de la mano dura llame a la solución fácil de los problemas cotidianos. He aquí el peligro...
Si a eso le sumamos las contradiciones internas de un gobierno peronista que a veces lucha contra los factores de poder y a veces los adula escandalosamente , lo único seguro es la incertidumbre...
Seguir adelante con un proyecto redistribucionista que apunte a la justicia social, la soberanía nacional y la solidaridad latinoamericana implicará seguir pisando callos. Y alguien con el coraje necesario para hacerlo. Porque los factores de poder no se va nunca, y juegan fuerte...
Muchos sueñan con que basta con conservar un poquito de lo logrado, de la mano de un conserva liviano que no ajuste mucho contra los pobres y se lleve bien con los ricos y la clase media. Ese no es más que un engaño.
Engaño porque no hay conservadores que no ajusten a los pobres. Son el hilo más delgado y se corta primero.
Engaño porque la clase media siempre sale perjudicada cuando se abandona al mercado interno. Aunque por un corto período de tiempo viaje a Miami y cambie el OKM.
Engaño porque si no se recauda no queda otra que endeudarse, y tarde o temprano las deudas hay que pagarlas, y en dólares...Repitan conmigo: EL ESTADO ES LO QUE RECAUDA.
Engaño porque el único porcentaje de impuestos que el rico paga sin protestar es 0.
A veces hay que correr muy rápido para permanecer en el mismo lugar. Y si se quiere avanzar hay que correr más aún. Detenerse no es una opción...
Esa es la lección que nos depara el 2015, tan incierto y atemorizante como una turba sedienta de venganza que cree que lo suyo es justicia.
¿La aprenderemos a tiempo? ¿o soñaremos otra vez con una jauja que no existe en ningún lado, donde nadie confronta, todos obtienen lo que quieren y la basura se barre bajo la alfombra?
El peligro no son los medios. El peligro es nuestro propio autoengaño. Nuestro deseo de creer en recetas fáciles para problemas de difícil o imposible solución.
Y el peligro es también la comodidad. No basta ser el menos peor. Hay que ser la mejor opción. Ese es el reto para el kirchnerismo en el tiempo que resta.
No es fácil la opción que enfrenta . Ser leal a sí mismo y a su pueblo y correr el riesgo de que un aprendiz de Menem blanco los primeree, con el detalle de que si gana en esas condiciones será una victoria auténtica, o traicionarse poniendo al Menem blanco como opción, sabiendo que lo que sigue no será más kirchnerismo, sino menos.
Pero si lo hace será porque nosotros se lo permitimos. Que nadie venga 20 años después a lavarse las manos con lejía.
El reto es para nosotros. ¿Queremos realmente un país más justo, más solidario, más soberano, o nos conformaremos con la cáscara?
La respuesta, en el 2015...

4 comentarios:

  1. EL ESTADO ES LO QUE RECAUDA.
    Ya ta. Repetí. :)
    El problema es que no les importa un carajo. Con la liberalización de la economía, habrá créditos. Los intereses se pagarán con otros créditos. ¡Y que se caguen las generaciones que vienen!...
    Hay tanto para rematar: re-privatizar las jubilaciones, la educación, la salud, las acciones de YPF... tanto.
    Todav

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le salió cortado... ignoro porqué.
      bueno...siempre habrá gente que piense así, renegau. Lo importante es que no llegue nadie así a la presidencia.

      Eliminar
  2. sudakia: si no les importara al menos se podria pensar que saben lo que hacen. Pero realmente no saben como funcionan las cosas,creen que todo sucede por que es asi, es la naturaleza o anda a saber que ideas tienen,pero ellos jamas son responsable de nada o la peor respuesta: Yo de eso no entiendo nada,como si les hablaras de tecnicas de cirugia a corazon abierto .
    Saludos

    ResponderEliminar