Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

sábado, 12 de abril de 2014

Nuevo intento: la IVE al congreso.


Se ha vuelto a presentar en el congreso un proyecto para la interrupción voluntaria del embarazo (IVE).
Tal vez pase lo mismo que las veces anteriores. Tal vez nunca llegue a recinto para su discusión.
Pero hay que seguir intentando. Y eso es lo que estos legisladores y legisladoras han decidido hacer.
No es un debate moral. Ese es imposible de saldar y sólo nos desvía de la verdadera discusión.
Las iglesias tal vez no lo acepten nunca. O lo harán 500 años después de que la ley esté en vigencia. No importa.
Porque lo que se debate realmente no es aborto sí, o aborto no. La realidad ya saldó ese debate. Las mujeres abortan. Y lo hacen corriendo el riesgo de ir a la cárcel, ser humilladas, maltratadas, o incluso de morir.
Y van-vamos- a seguir haciéndolo. Es una realidad sanitaria que debe tenerse en cuenta.
Claro que no todas cuentan-contamos- con las mismas posibilidades. Algunas tienen dinero y apoyo suficiente como para ir a los lugares adecuados o conseguir el medicamento correcto, y abortar en condiciones seguras. Más allá de la necesidad del silencio y la mentira no sufrirán secuelas.
Otras no tienen dinero, ni nadie a quien recurrir y abortaran en condiciones peligrosas e insalubres. De estas, muchas terminarán con secuelas físicas, tendrán que recurrir a hospitales públicos dónde serán maltratadas (mi hermana sufrió un aborto espontáneo, y sufrió un destrato tremendo en el hospital porque lo creyeron voluntario, lo irónico es que ella está en contra del mismo, pero la ligó igual), a veces incluso denunciadas...algunas irán a prisión, otras incluso morirán por hemorragias o infecciones...
Es una cuestión de democracia: iguales derechos para todas. No privilegios para quien puede pagarlos y desahucio para quien no.
Es una cuestión de salud pública, de un estado que cierra los ojos en vez de hacerse cargo.
En realidad el aborto ya es legal en la Argentina en algunos casos porque el artículo 86 de código penal lo despenaliza en caso de violación o de riesgo de vida para la mujer.
Pero falta una ley que lo deje bien claro. Que establezca plazos, que diga cuando se puede y cuando no. Incluso puede discutirse si debe formularse como derecho o como excepción...pero eso ya es debatir la ley.
Postergar ese debate es negar la realidad. El aborto no está por inventarse. Ya existe. La cuestión es en qué condiciones se aborta ¿Será un privilegio para las ricas e informadas? ¿O estará disponible a todas, junto con información y acceso a anticonceptivos para que un nuevo aborto no sea necesario?
Porque la IVE no es un método anticonceptivo. Es el último recurso cuando fallaron los demás, por el motivo que sea. Es el último eslabón de una cadena que empieza con educación sexual para todos y todas, y acceso gratuito a anticonceptivos para quienes los requieran.
No casualmente los que se oponen obstinadamente al aborto suelen ser-salvo excepciones- los que sabotean la educación sexual y el libre acceso a los anticonceptivos. No es contradicción. Es deseo de control sobre las vidas de los demás.
Y está fallando. Porque son los mismos creyentes que van a misa los domingo , o a oficio el sábado, o a la sinagoga o a..., las que abortan o los que acompañan a su pareja en el proceso. Recurren a las leyes y a los abogados porque los sermones ya no calan.
Mucho discurso de defensa de la vida en abstracto, pero se cierra los ojos ante las vidas de las mujeres que se pierden o arruinan por una visión fundamentalista del tema. Una ley que permita la IVE no obliga a nadie a abortar, sólo da opciones. La que crea que el aborto es pecado, que no aborte. Es su decisión.
Pero que no intente decidir por las demás.
Mientras tanto, médicos inescrupulosos hacen su agosto con el negocio de los abortos clandestinos en clínicas privadas, farmacéuticos ídem se enriquecen vendiendo con sobreprecio los medicamentos como el misoprostol, e inescrupulosos a secas muerden su parte...
Ilegalizar el aborto no es defender la vida, es hacerle el juego a esos crápulas , que le temen a una ley que legalice y regule la IVE mucho más que Francisco.
La sociedad ya está lista. No vale usarla de excusa. Claro que hay voces en contra, eso es normal. La unanimidad es difícil de alcanzar. Hay gente que se opone a la AUH, y eso no impide que el gobierno la mantenga.
Y sin embargo tienen razón los que dicen que no es el momento. Nunca será el momento perfecto. Cómo tampoco 1816 fue el momento perfecto para la independencia, ni 1853 para la constitución, ni 1912 para el voto obligatorio para todos los varones mayores de 18 años, ni 1947 para el voto femenino...y yendo mucho más adelante, de seguro la ley de divorcio no llegó en el momento justo, y sospecho que cuando se promulgaron no era el momento para la ley del matrimonio igualitario o la fertilización asistida.
Los momentos se crean, no se esperan. Porque siempre habrá algún motivo para no ampliar derechos. Siempre habrá algo más urgente.
Pero eso no puede impedirnos terminar con la situación de injusticia actual. Ninguna mujer más muerta por aborto séptico, debe ser nuestra meta. Y eso no se logra metiendo presas a quienes sobreviven, sino brindándoles ayuda médica y apoyo. Cosa que en la situación actual es muy difícil.
Es hora de debatir la ley.
Es hora de terminar con la desigualdad reinante. De hacer justicia, en el buen sentido del término (que nunca será un linchamiento, dicho sea de paso)...

2 comentarios: