Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

lunes, 14 de abril de 2014

Recordando a la segunda república.

 Han pasado 83 años  de ese día. El día en que España dejó de gritar "viva las cadenas" y quiso ser libre.
En verdad hubo dos Españas,como decía el poeta y cantó Serrat muchos años después. La España tumultuosa, laica y roja, que luchaba por derechos que poco tiempo antes parecían utopías y hoy serían obviedades...la España de los patrones santificada y santurrona, la que tiene súbditos y no ciudadanos.La que ganó aunque debió aceptar pinceladas de modernidad a regañadientes.
O tal vez no son tan obvios los derechos. Porque en la España de hoy, vencida y humillada,  que tiene la cabeza gacha y cana, a pesar de los indignados (¿se acuerdan de los indignados?), a pesar de tanta sigla día-mes...los derechos se van perdiendo y ganan los privilegiados. Y encima tienen el descaro de hablar de que España es un ejemplo para Europa.
Cuando los desocupados se cronifican, la salud se privatiza, la educación se vuelve más privilegio y menos derecho, más que ejemplo, España es advertencia ...la advertencia de que todos los derechos pueden perderse.

Una España mató a la otra y le niega justicia y hasta la memoria...¿Vendrá de estas lejanas tierras la única posibilidad de justicia? Al menos eso parece...Dado que el pacto de impunidad está más vigente que nunca en España.
¿Hay posibilidad de que llegue una tercera república que devuelva la esperanza a los españoles ? No parece...el rey perdió prestigio, pero no hay en este momento ninguna opción política con chances de ganar que defienda la república. La monarquía se mantiene por default.
España está de rodillas frente a los mercados, sus gobernantes defienden multinacionales en vez de defender a su pueblo.Desde acá no queda más que enviarles nuestra solidaridad e instarlos a seguir luchando por más democracia. Porque el ajuste siempre tiene como límite la resistencia de los ajustados (Heller dixit).
No confundir: nuestro problema es con Repsol, Teléfonica y demás. No con el pueblo español que tan mal la está pasando...

No hay comentarios:

Publicar un comentario