Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

viernes, 25 de julio de 2014

Ni supermán, ni el Chapulín colorado nos van a salvar. El país que se lleva bien con la rural, y los fondos buitre, pero no tiene pibes con hambre no existe

Voy a insistir con lo dicho antes. No hay soluciones mágicas.
Desconfíe de cualquiera que se las prometa.
Sea de izquierda o de derecha. De centro o de adentro.
Si un personaje le vende la moto de un país sin impuestos y con servicios públicos geniales, sin desnutridos, y con todos cantando la ronda redonda de la mano de los fondos buitres, huya en dirección contraria.
Juegan con el cortoplacismo, y el mañana, ya veremos. Juegan con nuestra desmemoria... el jauja que nos quieren vender ya existió. Y nos llevó al desastre del 2001.
No olvide que muchos de los que firmaron alegremente nuestra ruina, hoy se hacen los ummitas venidos a salvarnos...
Pero las políticas públicas que funcionan son de largo aliento y a largo plazo. Justamente lo que el kirchnerismo ha venido llevando a cabo mientras el resto del arco político jugaba a comentaristas profesionales o a indignados crónicos (según el  día,la hora y el canal de tv).
En la delicada situación en la que nos hallamos, no faltan los que han decidido que el gobierno es maaalo, y que basta con sonreírle a Griesa con simpatía para que los buitres nos perdonen la vida y la deuda...
Y la izquierda que pide a gritos declarar nulidades de deuda, cesación revolucionaria de pagos y otras heroicidades esperando que el fantasma de Marx nos salve, se suma al carro.
Pero lo cierto es que la vida no es una película de Hollywood, y que los mismos que piden medidas extremas difícilmente se bancarían las consecuencias a corto, mediano y largo plazo de las mismas. Basta ver como se hacen los sotas ante el conflicto que tiene nuestro país (que no solo el gobierno, como nos quieren hacer creer) con los fondos buitre. Y eso que la posición de nuestro gobierno ha sido extremadamente legalista (y extremadamente solitaria, ya que el poder judicial no parece muy interesado en defender los intereses nacionales en el caso del megacanje).
Hoy en día la posición del gobierno nacional es la misma que tuvo Néstor en su momento: pagar lo que se pueda, sin sacrificar al país en el proceso. Esa fue la razón de ser del canje de deuda con quita incluida.
Lamentablemente eso a los especuladores les trae al pairo. Ellos están para ganar dinero (al estilo capitalista, sin límites) y los países, aunque sufran sus habitantes, no mueren. La continuidad jurídica , en general, se mantiene.
O sea que por más buenos modales que se usen, lo que está en juego es el futuro de las generaciones venideras. Y lo cierto es que no somos los favoritos en la pelea, aunque los BRICS nos palmeen la espalda, y el New York Times nos pegue despacito.
A la hora de la verdad estamos como Bonavena, solitos frente al rival y hasta el banquito se han llevao.
Recordemos eso cada vez que un vendedor de dentífrico televisivo nos quiera hacer creer que esto se arregla con buenos modales, sonrisas y "seguridad jurídica", mientras promete retenciones cero en la rural...
Porque la magia no existe, solo existen los ilusionistas, y en este país no es Luis Piedraita el que hace los mayores actos de ilusionismo, sino los econochantas que mientras nos vendían que estábamos en el "primer mundo" nos abdujeron  el derecho a la salud, la educación, la vivienda, y un largo etc.
Menem ya está casi momificado, pero los Massa, Scioli, Macri y demás ya se están probando el traje. No digan después que no les avisé...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada