Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

jueves, 7 de agosto de 2014

Se hizo justicia


Se hizo justicia. Pero de verdad. No al modo demagógico de llamar justicia al linchamiento.
Durante años a este joven le había sido robada su identidad. Durante años a Estela Barnes de Carlotto le había sido arrebatado ese nieto...
Curioso que gente tan obsesionada con propiedades privadas y con discursos moralizantes como lo eran los civiles dirigentes y/o partidarios de la dictadura del 76, y sus perros de presa (los milicos) fueran tan adeptos al robo, y al secuestro.
O no tanto. Después de todo, solo un ingenuo cree todo lo que una persona o una organización dice de sí misma.
Se ha hecho justicia una vez más. Y no será la última. Aún quedan muchos nietos por buscar, y no dudo que las Abuelas, con Estela a la cabeza, seguirán haciéndolo, hasta su último aliento.
Detrás de este logro, hay la lucha de numerosas personas, del trabajo incansable de la gente del CONADI, del Banco Nacional de Datos Genéticos...
Una historia que viene de años atrás, de la lucha incansable de un grupo de mujeres que no se rindió, ante una sociedad que había preferido cerrar los ojos ante la realidad.
Una historia que comenzó a cambiar gracias a la decisión de un Néstor Kirchner que presionó por el final de las leyes que hacían legal la impunidad, y de una Corte Suprema que supo estar a la altura de las circunstancias...
Se bajaron muchos cuadros desde entonces, aunque cada tanto salga algún hipócrita a vendernos “conciliaciones” a tanto por kilo con tal que se garanticen impunidades.
Mal que les pese a muchos, fueron los Kirchner los que hicieron realidad lo que otros solo planteaban como lejana promesa.
Un nieto ha sido hallado. Y es el nieto de Estela, nada menos. Una búsqueda, que en este caso era mutua, ha concluido. Otras más continúan...
Se hizo justicia. Vamos por más.

2 comentarios:

  1. Este maravilloso acontecimiento ha sido una estrella luminosa en el corazón de todos los argentinos de bien.
    Sin dudas, de no haber sido por esta nueva experiencia popular y nacional, los logros a los que afortunadamente nos hemos ido acostumbrando, no hubieran tenido lugar. Ya sea por falta de apoyo o directamente por obstaculización prepotente, no hubieran tenido lugar. A pesar de la lucha infatigable e inclaudicable de Madres y Abuelas, no hubieran tenido lugar.
    Y de paso, ya que nos hemos ido habituando a los DDHH, a la Memoria, la Verdad y la Justicia (esta última con el debido recelo), no olvidemos el modelo de país que se tuvo como objetivo durante los últimos 11 años y quienes fueron los que ocuparon con dignidad el "puesto menor" que con tanta soberbia y suficiencia despreció siempre el poder real.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Es verdad. gracias por tu comentario, Tilo.

    ResponderEliminar