Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

jueves, 11 de septiembre de 2014

Una traición más (pero este no es un cuento)

Hace 41 años (más allá de los detalles formales, que hablan de un suicidio) mataron a un presidente para matar una revolución...ruidos de cacerolas vacías, no de comida, sino de solidaridad con el pueblo más humilde -al que ciertamente no pertenecían sus dueños - precedieron a las bombas.Una traición más...
Los responsables de su muerte, y de muchas muertes más murieron de viejos, sin pagar jamás sus culpas...
El nuevo siglo nos encontró divididos y dominados...
Pero América Latina es tierra de utopías de raíces fuertes, que renacen cada tanto aunque siempre sean cortadas por oligarquías cómplices de su propio sometimiento.
A poco de comenzado el siglo diversos movimientos al mando de líderes populares como Chávez, Lula y Kirchner mostraban que América de Sur no estaba muerta, ni enterrada y que estaba lista para devolverle a sus pueblos los derechos conculcados.
Fueron años de lucha en los cuales la oligarquía usó todo su arsenal económico-mediático, con la ayuda complaciente de una parte de la clase media-portadora de cacerolas no muy distintas de las que sonaron contra Allende- que se sueña autosuficiente, aunque cae al primer soplo, muchas veces víctima de las políticas de ajuste que ella suele aplaudir.
Nuevos líderes se sumaron: Evo Morales, Correa, Cristina Kirchner, Dilma...y en el camino la aún niña Unasur perdió a dos de sus tres padres...
Esa lucha no terminó, y la derecha neoliberal golpea más fuerte que nunca, con sus buitres internos y externos, con sus conversos de rostro pétreo, y con su aire de "yo no fui", con que no asume todos sus crímenes...mientras una parte de la izquierda decide que cómo la revolución ideal no llegó, son neutrales...parece que la invitación a luchar junto al pueblo no les llegó, otra vez...
Las elecciones son en Brasil, pero lo que está en juego es América Latina. No da lo mismo Dilma, a pesar de su tendencia más liberal que la de Lula, que Marina Silva.
Y tampoco da lo mismo para la UNASUR, la casi saliente Cristina Kirchner, que Massa o Scioli...
La amenaza del retorno de la política con mirada hacia afuera en vez de la solidaridad latinoamericana es un hecho, tal como lo es que el neoliberalismo regresa triunfante luego de arrasar Europa y EEUU...
Probablemente nos espera la derrota, y un nuevo invierno (que los que hoy están colgados de un pincel no sobrevivirán) ...
Probablemente la clase media se vaya otra vez con un vendedor de espejitos falsos y dólares dulces...
Aún así, toca seguir luchando. Porque el imperio buitre no premia a los vencidos (y es bien selectivo con el pago a traidores)...


2 comentarios:

  1. La clase media olvida fácilmente quien la rescata y con toda liviandad se le pone en contra. Típico. Si después van a llorar, llorarán solitos. No habrá asambleas que valga.
    Ayer Bachelet expresó su deseo de derogar la ley de anmistía de Pinochet; una señal más que interesante.

    ResponderEliminar
  2. Ojalá la iniciativa de Bachelet prospere...

    ResponderEliminar