Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

martes, 7 de octubre de 2014

El sojero y la silobolsa (la lechera y el cántaro siglo XXI)


Sentado en su 4x4
reflexiona en silencio el sojero,
con aquella presteza,
aquel aire sencillo, aquel agrado,
que va diciendo a todo el que lo advierte:
¡Yo sí que estoy contento con mi suerte!
Porque no apetecía
más compañía que su pensamiento,
que alegre le ofrecía
inocentes ideas de contento,
marchaba solo, el feliz sojero;
y decía entre sí de esta manera:
“Tengo esta soja amarrocada,
en espera de que me dé más dinero, si es negro es mejor...
 lo importante es juntar muchos dólares blue,
con ellos arrendaré más campos para que mis peones esclavos
planten soja, que crecerá y crecerá...
la cosecharán, y yo la encanutaré,
en silobolsas,
  hasta que el precio crezca al infinito,
 el peso se devalúe hasta al 400%
o se vaya la yegua, y me quiten las retenciones...
para ganar dólares sin control, y sin pagar impuestos"...

Con este pensamiento,
enajenado se hallaba, cuando la noticia fatal le llega
¡el precio de la soja cayó, y EEUU tendrá cosechas record!
Y encima la yegua sigue sin irse, y la AFIP ha pasado a saludarlo.
 ¡Pobre sojero!

¡Qué compasión! Adiós sueños de dólares dulces.


¡Oh loca fantasía,
que palacios fabricas en el viento!
Modera tu alegría;
no sea que saltando de contento,
al contemplar tu dichosa mudanza,
quiebre su cantarillo la esperanza.
No seas ambiciosa de mejor y más próspera fortuna;
que vivirás ansiosa sin que pueda saciarte cosa alguna.
No anheles impaciente el bien futuro
mira que ni el presente está seguro.

2 comentarios: