Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

viernes, 6 de marzo de 2015

Acá no se rindió nadie,Comandante.Gracias eternas.

Dos años han pasado.Dos años en que la muerte nos privó de uno de los líderes populares más lúcidos de la Patria Grande.
Sobran los lugares comunes en estos casos,lugares comunes hijos del amor algunos, hijos del odio,otros.
 Hombres como Chávez son así, despiertan amor u odio,pero difícilmente indiferencia. Pero no solo por su grandeza personal sino por tamaño de los enemigos a los que supo hacer frente.
 Él, como Néstor,como Cristina,como Evo,como tantos otros,aunque no tantos,eligió eludir el camino fácil de adular al poderoso y oprimir al débil. Se puso del lado del pueblo y luchó con y por él.
 Basta ver quiénes lo lloraron y quiénes se alegraron de su muerte para entender de qué iba y de qué va esa revolución bolivariana que él supo conducir,y cuya posta tomó Maduro, más allá de sus aciertos y sus errores,propios de toda revolución hecha de carne y sangre,y no de cartón piedra.
 Chávez ha muerto ya,pero la revolución vive,a pesar del acoso constante de sus enemigos, que también son los nuestros, porque son enemigos de cualquier pueblo digno que no acepte hincarse sumiso ante ningún imperio y de cualquier pueblo que sea solidario y defienda a sus hermanos y hermanas en vez de mirarse el ombligo y creer que cada cuál se salva como puede.
 No hay laureles sobre los cuales dormirse,porque el enemigo no duerme: empresarios acaparadores, medios de comunicación coloniales,políticos con pocos escrúpulos y menos votos pero siempre listos para hacer fila en la Embajada,ya saben cuál.Maduro lo sabe,el pueblo venezolano, también. Y es por eso que la lucha no puede cesar.
 Como tampoco puede cesar en nuestro país, en el que las corporaciones ven por primera vez peligrar sus sempiternos privilegios,y no dudan en fabricarse mártires con pies de barro,a falta de auténticos héroes,para erosionar a un gobierno popular...
 Desde aquí,en un rinconcito norte del sur del Sur,valga la redundancia,envío mi saludo fraterno a los compañeros y compañeras
 bolivarianos...¡Viva Chávez,que viva el pueblo venezolano, y que viva la Patria Grande,carajo!


2 comentarios:

  1. Eterna gratitud para el prócer que reinstaló el concepto de la Patria Grande. La dimensión de su gesta se agiganta en comparación con la mezquindad del odio que constantemente trata de destruir los movimientos populares.

    ResponderEliminar