Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

sábado, 4 de abril de 2015

Tenemos dignidad y tenemos memoria.Y defendemos la soberanía nacional hasta el último rincón de la Patria












El 2 de abril se conmemoró un nuevo aniversario del desembarco de tropas argentinas en las Islas Malvinas. Oficialmente es el "Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas".
Podría decirse que el reclamo por la soberanía de las islas Malvinas es una de las pocas causas nacionales en la Argentina,más allá de las diversas posturas políticas, y aún del modelo de país a que cada uno aspire, y en cierto modo ,así es.
Pero hay excepciones:
 Existe una postura de superado cool, que es más bien de resignados orgullosos de serlo, según la cual todo fue como un partido de fútbol, perdimos y a otra cosa. No hay soberanía que reclamar, ni caídos a los que homenajear. Solo una derrota, atemporal, ahistórica (no les hablés de la dictadura porque les sale caspa y se brotan), y definitiva, inapelable.Que China haya recuperado Hong Kong, bien que a costa de haberse comido un lindo caballo de Troya, todo hay que decirlo (¿vieron a los disfrazados de Guy Fawkes en Hong Kong haciendo barricadas?, pues eso)...,es algo que mejor no mencionar. Eso es cosa de países serios y fuertes, no como el nuestro que es una joda (sí, estos superaditos suelen adorar el discurso de "mi país es una mierda que no me merece", juro que estaría dispuesta a hacer una colecta para pagarles el pasaje a Miami, pero solo de ida).
Otros,especialistas en el arte de marear la perdiz y partidarios del "indigenismo in" (vs soberanía out, je) te acusan de "olvidarte" de la soberanía de los pueblos aborígenes (que nunca formaron una nación compacta en América, que guerreaban entre sí-cosa que los españoles aprovecharon y mucho-y que en su gran mayoría carecían de estado), a la hora de reclamar la soberanía argentina sobre unas islas que están en nuestra plataforma continental (en tanto que prolongación bajo el mar del continente, genios, no estamos reclamando la soberanía sobre el subcontinente todo) y que tenían población argentina al momento de ser invadidas y ocupadas por Ingleses. Bingo!!! O sea que debido a que hace siglos se cometió una injusticia con otros pueblos que vivían en el actual territorio nacional, no tenemos derecho a reclamar contra ninguna injusticia que se cometa contra nosotros. Je.
Y finalmente está el cipayo sin disimulos ni vueltas, que canta loas a la "gran democracia del Norte" (donde vota el 40% del padrón con toda la furia, no hay tribunal electoral nacional, ni observadores internacionales,como suelen exigir al resto del mundo) y alaba a la monarquía británica, mientras llora porque ,según ellos, Cristina Fernández se cree una reina y no una presidenta democrática (?).
Hoy en día todas ellas son posturas minoritarias, hasta el punto que cipayos de cartel como Macri se ven obligados a tuitear que las Malvinas son y serán argentinas, aunque gente de la UCR y FR le recuerde que en 1997 pensaba distinto (por cierto, es feo tirar piedras cuando tu techo es de vidrio,¿Massita, el visitante ilustre de la embajada yanqui ahora es el campeón de la soberanía? ¿la UCR descubrió recién con quién se acostaron en la última convención nacional ? (y sin forro). Hay gente que necesita redescubrir las virtudes del silencio antes de tuitear boludeces).
Pero lo cierto es que esto no hubiera sido posible sin el trabajo de remalvinización de la sociedad que encaró con todo entusiasmo el kirchnerismo (tal vez el origen santacruceño de Néstor tuvo mucho que ver en eso, en esos lares la vivencia de Malvinas es más fuerte que en otras partes del país, con excepción, quizá, de Corrientes, de donde partieron tantos de los soldados que combatieron aquel fatídico 1982).
Y digo fatídico porque lo fue. Una guerra planeada de apuro por una dictadura en retirada que buscaba salvarse a sí misma a costa de vidas ajenas. Una guerra peleada con valor por soldados y reclutas, y algunos oficiales, pero también dirigida por cobardes y saboteadores, capaces de convertir en bajas a sus propios soldados,con maltratos y torturas, creyendo que eso los convertía en los machitos temibles de la cuadra.
El kirchnerismo, de la mano de Néstor y de Cristina,nos ha devuelto a los argentinos el sentimiento del orgullo nacional, de estar defendiendo lo propio. Y lo hizo sin prepotencia absurda (aunque por ahí alguno se nos pase de rosca pidiendo invasión militar a las islas, y haya que llamarlo al orden) ni invasiones a países más débiles como es costumbre entre los "países serios", esos que no se ríen nunca, supongo. Lo hizo apostando a la diplomacia y la unidad sudamericana y latinoamericana. Cosa que los añorálgicos de las relaciones carnales no comprenden, ni comprenderán jamás. Porque para ellos lo que no cotiza en dólares, no vale. Y la dignidad no está en venta en el mercado.
Este año está en juego si eso que logramos obtener se mantiene y se profundiza (porque redistribuir la riqueza es como andar en bicicleta, si dejás de pedalear el impulso te mantiene un rato,pero después te vas al piso), o si se va guardando las banderas para "portarnos bien", ya sea en pos de una "moderación"(moderación de los salarios mínimos, moderación del "gasto" público, moderación en la defensa de la soberanía, moderación en esa manía de comer todos los días al menos una vez,etc), de la que habló hace un par de años don Juan Salinas en programa del Cuervo, diciendo que a lo mejor hacía falta, según él,porque moderaría el conflicto entre los argentinos (je), o de la entrega lisa y llana sin medias tintas, y a las apuradas de todo lo conquistado para volver no ya a los 90 sino a 1940; época que la oligarquía más cerril añora con ansias, y sin disimulo. Que nadie se haga el distraído ni finja demencia después...

PD: por si alguien no la oyó o no leyó el discurso de nuestra presidenta el 2 ...

Díganme si no es un lujo y un honor tener una presidenta así :-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada