Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

domingo, 17 de mayo de 2015

Superman nunca viene por acá...(¿creen que le guste esa canción a Larreta?Aviso que el suicidado no es Nisman)

video

No ha sido la pasión (a menos que hablemos de la pasión por el dinero y el poder, que los medios opositores suelen atribuir exclusivamente al kirchnerismo, pero que observamos diariamente en nuestros impolutos empresarios, jueces, periodistas,etc, sin que dejen de pasearse con el disfraz de Heidi con un descaro que ya roza el ridículo) ha sido el negocio...
No es otra que la eterna ley de capitalismo dictando que si se quiere progresar hay que pisar escalones. Y que los escalones son personas...O hacer harina al prójimo.
Ya se trate de talleres clandestinos que se llevan vidas, que seamos sinceros, no conmueven a casi nadie, porque a fuerza de extranjeros y pobres, la Ciudad le quitado el atributo de niños a las víctimas...eran solo menores...
Ya se trate de inundaciones que se llevan vidas que siempre parecen valer menos que la especulación con el precio de la tierra y los emprendimientos inmobiliarios que florecen a calor de un laissez faire,laissez passer que ya es crónico, sin importar signos partidarios de los gobernantes locales, supuestamente más cercanos a los afectados...
Ya se trate de una agresión a jugadores que saca a relucir el desmadre de las barras, los negocios non sanctos de los clubes, las complicidades políticas y judiciales,los jugadores y técnicos mostrando la hilacha, y lo peor del folklore del hincha, criatura sacrosanta que siempre tiene el "yo no fui" en la boca, mostrando que tipos como Macri o Bruera no son extraterrestres caídos de Urano, sino miembros plenos de una sociedad donde incluso podemos repetir como loros que la patria es el otro, pero la verdad es que actuamos como si la culpa siempre fuera del otro.
Es una generalización, lo sé. Hay gente que construye desde el llano,e incluso desde puestos de mayor jerarquía, las bases para una sociedad más solidaria.
Pero mientras no haga carne en la gran mayoría de la población que ser solidarios es la mejor forma de ser egoístas porque, salvo unos pocos privilegiados, nadie se salva solo, y todos necesitamos la ayuda de otros...
Mientras la necesidad de redistribuir la riqueza no sea reconocida cabalmente como algo positivo, y solo no como un mal aceptable solo en crisis terribles, una especie de correctivo temporal para luego volver a la senda honrada del capitalismo salvaje, y el que se caiga del tren que se joda...
Mientras esa batalla no se gane, no habrá candidatos milagrosos (ni siquiera una CFK re-re-electa o un Néstor redivivo) que nos salven. Y si se gana esa batalla no habrá candidatos marketineros que puedan hacernos cambiar nuestras convicciones por un puñado de globos o por una mano de pintura...pero no porque serían "controlados" a distancia por una voluntad popular que siempre es más difusa que el apriete corporativo, o por un supuesto (y dudosamente efectivo) cercamiento por pares, sino porque nadie que careciese de convicción para defender al pueblo lograría la mayoría de sus votos. Así de simple.




PD: en uno de tantos fallos vergonzosos del poder judicial que supimos conseguir, unos canallas miserables han bajado la pena a un violador de un niño de 6 años con la peregrina excusa de que como el niño "era gay" el ultraje sufrido no era tan grave...no es la primera vez, esos mismos tipos había rebajado la condena a un pastor, violador de dos niñas pobres, con la excusa de que al ser de un bajo nivel económico, pertenecían a un sector social que se iniciaba tempranamente en el sexo, igualando una iniciación voluntaria con un pibe de edad similar, a una violación por parte de un adulto...
Espero la masiva marcha correspondiente pidiendo justicia por este pibe...
Sí, me traje un sillón cómodo.

2 comentarios:

  1. Los nacidos en 1955 ya tienen 60 años, de manera que para efectuar esta breve consideración casi podemos obviar a todos los que estaban vivos con anterioridad a ese año.
    Desde 1955 hasta 1983, es decir durante 28 años, estuvimos 19 bajo regímenes dictatoriales, el último de los cuales nos metió en el balero los famosos "algo habrán hecho", "los argentinos somos derechos y humanos" y "el silencio es salud". Los otros 9 años fueron de gobiernos seudo democráticos que nunca lograron llegar a su término.
    De 1984 a 1989 un gobierno que comenzó con todas las esperanzas pero aún pleno de temores y presiones, se agotó poco antes de poder finalizar su mandato en virtud, entre otras cosas, de un artero golpe de mercado, es decir, por responsabilidad del mismo poder establecido que nos había condenado a dictaduras militares en los 19 años mencionados y que nos hizo conocer a una verdadera hiperinflación y entronizado al dólar en el altar del dios supremo.
    De 1989 hasta 2003, el neoliberalismo disfrazado con globos, pizza y champagne, nos arruinó la vida tratando de grabarnos en el balero que el Estado, cuanto más chico y más prescindente, mejor. Que cada cual se salve como pueda. El mérito sería de cada uno y el que no pueda salvarse, que se joda. Terminamos en terapia intensiva, con un 25% de desempleo, casi un 50% de pobreza y el tejido social totalmente destruido. Y ni quiero referirme a la deuda externa para no hacerla más larga.
    En 2003, por esas cosas raras del destino, tomó la posta un gobierno populista, como aquél viejo peronismo de 1946 del cual sólo los viejos tenían alguna idea. Hasta Hebe dudó de él.
    Y recién llevamos 12-años-seguidos (por primera vez en toda nuestra historia) de recuperación de la dignidad y hasta de la soberanía nacional que había quedado pulverizada por ahí tras tantos años de ignominia.
    Así como varios estúpidos adjudicaron la barbaridad del ataque a los jugadores de River del otro día a que se trataba de un "reflejo de la sociedad actual", no es menos cierto que lograr que la solidaridad, el asumir que la patria es el otro y que la hermandad latinoamericana es nuestro verdadero seguro de futuro, entre otras cosas, no se logra con facilidad pero si CON EL TIEMPO NECESARIO.
    Si estamos teniendo dudas con respecto a un digno reemplazo de Cristina para después del 10 de diciembre, a pesar de todo lo avanzado en los últimos 12 años, aún con el temor de llegar a perder lo logrado, imaginate cuánto cuesta afinar la mentalidad de gran parte de los 42 millones de argentinos para que vibren en armonía con una genuina unión nacional.
    Al menos, consigamos que la Ley de Medios de Comunicación Audiovisual tenga plena vigencia para facilitar un poquito la cosa, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No otra cosa es mi planteo, es una batalla que se puede ganar, no de inmediato pero se puede ganar (ojo, yo no creo que baste con el tiempo para ganar, pero sí está claro que hace falta tiempo para lograrlo).
      Y la ley de medios me parece que,si llega a aplicarse plenamente, será de la mano de una democratización del poder judicial; si se espera a su aplicación para avanzar en cualquier otra batalla estamos fritos.
      Gracias por su comentario. Saludos.

      Eliminar