Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

lunes, 25 de mayo de 2015

Tenemos patria. Somos patria. Para bronca de los cacerolitos...otra vez


Tenemos patria y se nota.
Aunque Macri anuncie que este fue el último 25 de mayo (¿se vendrá el Ragnarok,tal vez?)
Aunque  la cornetita nos jure que no nos merecemos un centro cultural como el C.C.Kirchner...
Eso sí, debo confesar que pienso que Cristina sí que es un lujo. Aunque siga cerca, no será lo mismo en 2016, sin ella como presidenta...
Aunque adorables tuiteros y foreros de La Nación (siempre cipaya,nunca argentina) nos expliquen que el voto de los chaqueños es de malísima calidad, pero que por suerte son menos del 3% del padrón nacional (como los porteños, bueh,cámara mata realidad en su imaginación).
 Aunque Tajaí hable de grietas y de país dividido, un día en que fue a sacarse selfies post-linchamiento en Monte Hermoso...
Aunque Lapagüe haya llorado por tener que comerse un embotellamiento yendo a cubrir el acto en la plaza, con aire de recién llegado del planeta Urano.
Aunque señoras escandalizadas fingieran creer que se olvidó el 25 de mayo de 1810, por mencionar el del 2003. Solo veneran la historia muerta, la de los mármoles y alejada de las mayorías,porque es para élites.
La historia viva y vibrante, la que hacen los pueblos, les repele, y al mismo tiempo, les asusta. Gentes pequeñas con miedos pequeños, que otrora se refugiaban tras armas grandes para sentirse fuertes, hoy los protegen un multimedio, y una corporación judicial irredenta. No nos confiemos, ellos nunca nos darán tregua. Para ellos, nosotros sobramos.
La patria es el otro, que somos nosotros, y nosotros somos muchos...
Una plaza llena lo demuestra. Acá no se rindió nadie. Pero la lucha continúa...
El año que viene, por esta misma fecha será el bicentenario de la Independencia.
De nosotros depende que vuelva a ser una fiesta de todos, o que se convierta en una fiesta de esos pocos,tan finos y de tan exquisitos modales, que por supuesto, no vaya a creer Doña Rosa, no tienen nada que ver con la desigualdad (¿remember patroncito yanqui Warren Buffet?)
Pobres almas delicadas,bellas almas de verdugos, que conviene saber no han cambiado ni cambiarán jamás...
Tenemos Patria, y la tendremos mientras la sepamos defender. Nadie lo hará por nosotros.

4 comentarios:

  1. Pero tiene razón el bicialcalde, experto en mala gestión, 25 de mayo eran los de antes, ¿quién no extraña como loco esos patios en la escuela, formaditos, desfilando cual granaderos de cartulina berreta, guardando distancia y, claro, guardando la compostura durante el discurso de la maestra, de la directora, de algún padre.....ay, qué dolor!, qué embole más patriótico!, qué desperdicio que es la hipocresía mezclada con la tontería!..... ¿se nota que detestaba, detesto y detestaré esas "fiestas patrias" de billiken y dictadura?, ¿de nostalgia imbécil y degradante de luchas que costaron sangre, sudor y lágrimas, como muy bien se sabe acá en Tucumán?
    No hay como un tilingo para expresar la molestia que les significa esa cosa loca de festejar una patria, de ver al de al lado como un compinche y no un competidor.... y, claro, también es comprensible que los malignos K quieran adueñarse de la fiesta con rústicos choripanes, despreciando el majestuoso asado, claro, el asado con putas, a lo del sel, prócer y profe... elija usted con qué vatiante suicidará su voto.
    No, me van a disculpar pero, no hay que extrañarla, hay que llevarla puesta y no permitir que el 25 de mayo sea una fecha, un feriado, un desfile de pavadas hechas discurso; no permitirnos que no nos importe el por qué es y debe ser una fiesta (y ni hablar del 9 de julio).

    ResponderEliminar