Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

miércoles, 29 de abril de 2015

Olvido

Un mundo color de rosa


Los lucida eran una civilización sumamente próspera, y al parecer nada amenazaba su feliz existencia.
Habían celebrado sus primeros 400 años de existencia como civilización, y los festejos habían sido ciertamente espectaculares...
Pero días después del festejo comenzaron a notar algo raro. La gente mayor perdía la memoria poco a poco y con ella las capacidades más básicas de su vida cotidiana.
Con el tiempo quedaban incapacitados de hacer nada, y se dejaban estar, inmóviles hasta que llegaba la muerte, por lo general de sed.
Hubo una breve discusión acerca de los motivos de lo que ocurría, y se acordó que el aumento de la expectativa de vida había llegado a un límite ya infranqueable, por lo que sufrían los mayores era consecuencia inevitable de la vejez...
Habiendo llegado a esa simplista, pero tranquilizadora conclusión, solo restó discutir que hacían con los afectados. No siendo, al parecer, más que una decadencia natural sin riesgo de contagio,se decidió no hacer nada, salvo en los casos en que los viejos en estado confusional interrumpían el tránsito, o caían en su sopor final en plena calle. Para esos casos la policía actuaría sacándolos de la vista del público,llevándolos a sus casas si las tenían, y dejándolos en un lugar menos visible en caso contrario.
Pronto ese olvido de los ancianos fue considerado algo cotidiano y ya a nadie le importaba...
Pero un joven investigador,llamado Raúl, comenzó a sospechar que los ancianos no eran los únicos afectados. Años analizando expedientes y rastreando a pacientes de distintas edades llegó a una terrible conclusión: al parecer esa forma tan destructiva de amnesia afectaba cada vez a gente más joven, y si la progresión continuaba podía llegar a afectar a toda la población, incluso a los niños.
Algo se había escapado en los análisis tan optimistas de sus predecesores: o la enfermedad del olvido-porque al parecer lo era- era contagiosa, contra todo pronóstico o había un factor ambiental desconocido que se había generalizado en la población, porque la progresión era muy rápida para ser atribuible exclusivamente a causas genéticas...
La investigación de Raúl no llamó la atención de nadie. Todos preferían creer que el olvido terminal era que solo le ocurría a otros, y que ellos se salvarían , de un modo u otro.
Raúl intentó convencerlos de la gravedad de la situación, pero pronto aceptó que era inútil y se abocó a la solitaria tarea de desentrañar la etiología de la enfermedad, y si era posible, hallar una cura o al menos un paliativo.
No tuvo suerte. Él  mismo contrajo la enfermedad. Muy pronto descubrió que olvidaba datos importantes de su propia investigación a pesar de tener todo registrado en sus archivos digitales, con sus correspondientes backups. Y es que olvidaba dónde tenía guardados los mismos...
Trató de luchar contra el olvido repitiendo mil veces lo que deseaba recordar, haciendo grabaciones con mecanismos de reproducción automática, pero entonces descubrió uno de los detalles más macabros del olvido: no sólo no recordaba tal o cual dato,es que sus recuerdos grabados, y repetidos una y otra vez, ya le eran ajenos, como pertenecientes a una persona que ya no era él.
Y a medida que el tiempo transcurría, sus propósitos del pasado le parecían extraños, como si cumpliera un guión preestablecido por un total desconocido...
 Poco a poco fue dejando toda investigación, y todo intento por recordar, y se abandonó a una pasividad cada vez mayor.
   Para ese entonces la civilización de los lucida ya estaba en plena decadencia: los niños lucida nacían con una total incapacidad de fijar recuerdos, y no parecía haber cura posible.
Recién entonces alguien se acordó de Raúl  y de su investigación y fue a buscarlo , pero ya era tarde. Raúl no recordaba, ni deseaba recordar nada de su pasado, y echó a los visitantes de mala manera. Luego volvió a su pasividad ya habitual...
Finalmente ya no se levantó más, y cerró los ojos, para esperar la muerte.No era el único. Toda una civilización moría con él en ese momento...



                                                                

martes, 14 de abril de 2015

De repúblicas, derrotas y olvidos. De como se mata el alma de un pueblo, y de como se revive una esperanza


Dicen que hubo una vez en España, una república y una esperanza...
Dicen que murió aplastada por una ancha bota.
Dicen que el olvido completó el trabajo.
Dicen que enterrada con los muertos, ha quedado la justicia, en fosas comunes, mientras los asesinos reposan en solemnes mausoleos ...
Dicen que la amnesia fue elevada a virtud, y la resignación igualada a madurez...
Dicen...
Hace mucho tiempo, un autor cuyo nombre he olvidado escribió un cuento. En ese cuento unos extraterrestres buscaban destruir a la humanidad infiltrándose en las escuelas y sembrando la depresión y la pasividad entre los más jóvenes...en ese contexto, el protagonista reflexiona: en una guerra te pueden destruir las armas y las fábricas donde se producen, y el pueblo las reconstruirá, puedes matar o cooptar a sus líderes, y el pueblo terminará encontrando otros líderes, pero si destruyen el alma de un pueblo, haciendo que todo valga lo mismo y no tenga sentido luchar, allí sí los has vencido.
Y eso es lo central.
Tarde lo que tarde, si ha de resurgir ese pueblo hoy humillado y sometido a intereses de multinacionales sin más patria que el dinero, lo será rompiendo antes que nada sus cadenas de resignación y abatimiento, del todoeslomismo...
Ese es el primer paso sin el cual no se darán los demás...
Claro que no basta con consignas. Basta con preguntarles a los yanquis del "Yes, We Can" de Obama como les está yendo...
Claro que no habrá soluciones mágicas...
Pero si están dispuestos a luchar, sepan que no están solos. Está Grecia, con Syriza dando pasos dificultosos pero dignos, está Islandia con su ejemplo que muchos quieren ocultar, estamos nosotros, la América Latina que, a los tumbos, sigue luchando por no ser más colonial...
Aunque mal iluminados por la luz de los televisores, hayan aprendido a mirarnos de reojo y con desprecio, su pueblo, ese pueblo, no su pomposa monarquía, ni sus empresarios de dudoso o nulo patriotismo (tal como los nuestros) tendrá siempre una mano amiga y hermana tendida hacia ellos.
Y un buen día, esa república que supo ser asesinada brutalmente, volverá a nacer, y estaremos (nosotros, nuestros hijos, nuestros nietos,o quienes sean nuestros descendientes en ese entonces) para saludarla y darle la bienvenida...
Porque la esperanza es peligrosa, y vuelve locos a los hombres, pero este mundo ya tiene demasiados cuerdos, y damos la bienvenida a quienes no tengan ganas de sumarse a ese club...

domingo, 5 de abril de 2015

Hablemos del rol del estado (again)


Parecería que a esta altura del partido es redundante y repetitivo hablar de la necesidad de que el estado sea activo a la hora de redistribuir la riqueza.
Pero no es así. El sentido común sigue impregnado del más burdo neoliberalismo.
Y no hablo del sentido común de un gran empresario, porque es lógico que el beneficiado por un sistema lo defienda con uñas y dientes, sino del sentido común de gente que está colgada de un pincel, y que al menor viento de ajuste, se va a la lona, pero chilla en contra de la intervención del estado en la economía.
Y eso es así porque nos han metido a fuerza de repetición algunas ideas bastante perniciosas y falsas, por añadidura:
1) La inversión en salud, educación, jubilaciones,vivienda social, y en proporcionar ingresos mínimos para los que menos tienen SON vistos como "gasto público", no como inversión pública que redundará en aumento del consumo interno, impulsando a la vez la necesidad de más inversiones- privadas estas- para mantener la oferta al nivel de la demanda; ni mucho menos, como inversión pública capaz de generar futura mano de obra mejor cualificada para las empresas (EJEMPLOS: AUH, PLAN PROGRESAR, PLAN SUMAR, PLAN CONECTAR IGUALDAD).
2) Para combatir la pobreza no falta "gasto público", basta con "dar" empleo. Por cierto, "¿dar empleo?" ¿Los empresarios son las hermanitas de la caridad y contratan gente de puro buenitas que son? ¿No será que compran la fuerza de trabajo del laburante para realizar el trabajo que de otro modo deberían encarar ellos con la sola ayuda de sus parejas e hijos, con lo cual no serían grandes o medianos empresarios, sino meros cuentapropistas ,y difícilmente llegarían a ser ricos?
Y otra cosa: ¿Qué pasa si las empresas no demandan más mano de obra?, ¿Qué hacemos mientras tanto?¿Qué le decimos a los pibes de esas familias? ¿qué esperen hasta que Microsoft decida invertir en mano de obra, o a qué Mercedes Benz necesite nuevos operarios, y contrate a sus padres? Miren que en ese intervalo los pibes están creciendo, y se están educando, y no precisamente en la sacrosanta "cultura del trabajo". Criarse en la marginalidad no sale gratis. Y más en nuestra sociedad en la que cada tanto algún pibe cae por portación de cara bajo los tiros del gatillo alegre, sin que ningún periodista de los grandes medios, estrellita de tv en decadencia, o político demagogo se sientan "inseguros" por ello.
Las necesidades básicas son eso, básicas y requieren satisfacerse hoy, aquí y ahora. Abandonar a una porción de la población a su suerte resulta no solo en términos humanitarios, sino en términos meramente económicos mucho más costoso que el garantizar un ingreso mínimo  a la población más vulnerable. Porque no podés decirle a miles de pibes que su vida no vale un carajo*1, y que "por favor vayan a morirse fuera de mi vista porque me arruinan el paisaje", y luego escandalizarte por su escaso respeto por nuestros excelsos derechos de propiedad*2
3)El verdadero empleo es el empleo privado, el empleo público solo genera ñoquis: Qué ternura (y más porque ese argumento se suele oír en boca de empleados públicos que creen que todos son ñoquis excepto ellos,je). Pero resulta que el empleo público es un concepto muy amplio. No se refiere solamente a empleados de la Ansés, o a maestros o a médicos de los hospitales públicos, los cuales probablemente nuestro quejoso argumentador, que tiene prepaga, manda a los pibes a la escuela privada, y aportaría gustoso a una AFJP ve como parásitos que comen de su plata. Resulta que también los policías, los fiscales, y los jueces que protegen su propiedad privada son empleados públicos, y a menos que nuestro ciudadano ejemplar desee vivir en el Far West, donde cada uno se cuidaba las espaldas con su propio revólver, y muy pocos llegaban a viejos (los reflejos se pierden con la edad y cada vez se hace más seguro que otro te liquida) deberá seguir pagando impuestos para mantener empleados públicos. Es más, si lo piensa un poco, verá que invirtiendo en esos empleados públicos que desprecia (y que garantizan el derecho a una jubilación en la vejez, el derecho a la educación, el derecho a la salud de tantas personas) no tendrá que pagar a tantos de los otros que sí suele apreciar (policías, por ejemplo),y además estos no estarán tan sobrecargados de trabajo, y podrán cumplir mejor su labor.
4) "Estos" no merecen tal o cual cosa (salud, educación, vivienda, un ingreso mínimo): porque son vagos, porque son paraguayos o bolivianos, o chinos, porque queman el parqué para hacer asado, porqué se gastan la AUH en paco, en chupi,en un celular nuevo, porque venden las netbooks, porque lo digo yo...
Acá nuestro cuestionador se calza el merecidómetro calibrado a base de prejuicios, para explicarnos quién merece y quién no tener acceso a derechos básicos*3.
Pero da la casualidad que en algunos casos ya existe un nivel de requisitos para acceder a determinados ingresos (por ejemplo llevar a vacunar a los niños y controlar que concurran a la escuela regularmente para cobrar la AUH en su totalidad), y que corresponde al estado controlar su cumplimiento; y que en otros estamos hablando de un derecho que le pertenece a todo habitante del suelo argentino sin necesidad de pasar por un examen de "merecimiento" tomado por el quejoso de turno, así sea el quejoso uno de los encargados de garantizar ese derecho (maestra/o ansioso por librarse de un pibe inquieto o incluso jodido, que los hay, porque ha decidido que "ese" no merece concurrir a la EGB,aunque ésta sea obligatoria; médica/o deseoso de librarse de "esas paraguayas" que "vienen a parir en nuestros hospitales"  son ejemplos clásicos).
 En ninguna parte de la Constitución Nacional dice que las personas deban caerle bien para tener derechos...
Mientras sigan vigentes y enquistados, no solo en las clases medias sino incluso entre los más pobres, estos prejuicios siempre estaremos al borde del abismo, sabiendo que cualquier figurita construida mediáticamente  llena de promesas vacías puede ganar votos despotricando contra "el gasto" (así a secas, todos saben que la coletilla que falta, siempre es "público", y prometiendo mano durísima para acabar mágicamente con la "inseguridad" (que siempre es la de los que tienen plata,porque aunque muchos pobres crean que les van a dan a dar "seguridad" a ellos, y a veces lleguen a votarlos, la verdad es que eso ni siquiera figura en los planes blumbergianos tipo "cortá la bocha").
No solo hace falta redistribuir la riqueza. También hay que convencer a la sociedad de que esa inversión es esencial para que la sociedad tenga futuro. No es nada fácil.
De otro modo ya lo hubiéramos logrado hace mucho tiempo.Pero es indispensable.

















*1 Porque solo valen los que tienen guita y ellos no la tienen ni lo merecen, claro está, porque son vagos, no como el clase media tipo, que ya sabemos es siempre el primer trabajador y  que todo lo que tiene lo logró rompiéndose el orto laburando (nunca la espalda, je, porqué será... )
*2 Me refería específicamente a hurtos y daños a la propiedad.No hablo de los asesinatos en ocasión de robo, porque eso tiene más miga.Pero está claro que no sale gratis meterle a los pibes en la cabeza la idea de que si no tenés tal zapatilla de marca o tal celu super-archi-smartphone no sos nadie, ni valés nada, y luego escandalizarte porque consideren que matar es un camino lícito para obtenerlos (por cierto, ¿no les chirría algo el latiguillo " te matan por un celu/zapatillas/reloj"? Suena a que lo malo no es que te maten, sino que lo hagan por poca guita. O sea si uno fuera David Graiver,digamos y estuviese en juego... Papel Prensa, estaría fenómeno todo lo que se te haga, incluso secuestrar, torturar y amenazar a tu viuda. Sí, lo mío es demagogia pura, pero ¿no da para pensar esa escala de valores?).
*3 Solo por curiosidad ¿Todos los que exigen al prójimo pasar esos exigentes "exámenes" para demostrar que merecen vivir dignamente, hubiesen pasado ellos en su momento el "examen", o se hubiesen quedado por el camino?

sábado, 4 de abril de 2015

Tenemos dignidad y tenemos memoria.Y defendemos la soberanía nacional hasta el último rincón de la Patria












El 2 de abril se conmemoró un nuevo aniversario del desembarco de tropas argentinas en las Islas Malvinas. Oficialmente es el "Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas".
Podría decirse que el reclamo por la soberanía de las islas Malvinas es una de las pocas causas nacionales en la Argentina,más allá de las diversas posturas políticas, y aún del modelo de país a que cada uno aspire, y en cierto modo ,así es.
Pero hay excepciones:
 Existe una postura de superado cool, que es más bien de resignados orgullosos de serlo, según la cual todo fue como un partido de fútbol, perdimos y a otra cosa. No hay soberanía que reclamar, ni caídos a los que homenajear. Solo una derrota, atemporal, ahistórica (no les hablés de la dictadura porque les sale caspa y se brotan), y definitiva, inapelable.Que China haya recuperado Hong Kong, bien que a costa de haberse comido un lindo caballo de Troya, todo hay que decirlo (¿vieron a los disfrazados de Guy Fawkes en Hong Kong haciendo barricadas?, pues eso)...,es algo que mejor no mencionar. Eso es cosa de países serios y fuertes, no como el nuestro que es una joda (sí, estos superaditos suelen adorar el discurso de "mi país es una mierda que no me merece", juro que estaría dispuesta a hacer una colecta para pagarles el pasaje a Miami, pero solo de ida).
Otros,especialistas en el arte de marear la perdiz y partidarios del "indigenismo in" (vs soberanía out, je) te acusan de "olvidarte" de la soberanía de los pueblos aborígenes (que nunca formaron una nación compacta en América, que guerreaban entre sí-cosa que los españoles aprovecharon y mucho-y que en su gran mayoría carecían de estado), a la hora de reclamar la soberanía argentina sobre unas islas que están en nuestra plataforma continental (en tanto que prolongación bajo el mar del continente, genios, no estamos reclamando la soberanía sobre el subcontinente todo) y que tenían población argentina al momento de ser invadidas y ocupadas por Ingleses. Bingo!!! O sea que debido a que hace siglos se cometió una injusticia con otros pueblos que vivían en el actual territorio nacional, no tenemos derecho a reclamar contra ninguna injusticia que se cometa contra nosotros. Je.
Y finalmente está el cipayo sin disimulos ni vueltas, que canta loas a la "gran democracia del Norte" (donde vota el 40% del padrón con toda la furia, no hay tribunal electoral nacional, ni observadores internacionales,como suelen exigir al resto del mundo) y alaba a la monarquía británica, mientras llora porque ,según ellos, Cristina Fernández se cree una reina y no una presidenta democrática (?).
Hoy en día todas ellas son posturas minoritarias, hasta el punto que cipayos de cartel como Macri se ven obligados a tuitear que las Malvinas son y serán argentinas, aunque gente de la UCR y FR le recuerde que en 1997 pensaba distinto (por cierto, es feo tirar piedras cuando tu techo es de vidrio,¿Massita, el visitante ilustre de la embajada yanqui ahora es el campeón de la soberanía? ¿la UCR descubrió recién con quién se acostaron en la última convención nacional ? (y sin forro). Hay gente que necesita redescubrir las virtudes del silencio antes de tuitear boludeces).
Pero lo cierto es que esto no hubiera sido posible sin el trabajo de remalvinización de la sociedad que encaró con todo entusiasmo el kirchnerismo (tal vez el origen santacruceño de Néstor tuvo mucho que ver en eso, en esos lares la vivencia de Malvinas es más fuerte que en otras partes del país, con excepción, quizá, de Corrientes, de donde partieron tantos de los soldados que combatieron aquel fatídico 1982).
Y digo fatídico porque lo fue. Una guerra planeada de apuro por una dictadura en retirada que buscaba salvarse a sí misma a costa de vidas ajenas. Una guerra peleada con valor por soldados y reclutas, y algunos oficiales, pero también dirigida por cobardes y saboteadores, capaces de convertir en bajas a sus propios soldados,con maltratos y torturas, creyendo que eso los convertía en los machitos temibles de la cuadra.
El kirchnerismo, de la mano de Néstor y de Cristina,nos ha devuelto a los argentinos el sentimiento del orgullo nacional, de estar defendiendo lo propio. Y lo hizo sin prepotencia absurda (aunque por ahí alguno se nos pase de rosca pidiendo invasión militar a las islas, y haya que llamarlo al orden) ni invasiones a países más débiles como es costumbre entre los "países serios", esos que no se ríen nunca, supongo. Lo hizo apostando a la diplomacia y la unidad sudamericana y latinoamericana. Cosa que los añorálgicos de las relaciones carnales no comprenden, ni comprenderán jamás. Porque para ellos lo que no cotiza en dólares, no vale. Y la dignidad no está en venta en el mercado.
Este año está en juego si eso que logramos obtener se mantiene y se profundiza (porque redistribuir la riqueza es como andar en bicicleta, si dejás de pedalear el impulso te mantiene un rato,pero después te vas al piso), o si se va guardando las banderas para "portarnos bien", ya sea en pos de una "moderación"(moderación de los salarios mínimos, moderación del "gasto" público, moderación en la defensa de la soberanía, moderación en esa manía de comer todos los días al menos una vez,etc), de la que habló hace un par de años don Juan Salinas en programa del Cuervo, diciendo que a lo mejor hacía falta, según él,porque moderaría el conflicto entre los argentinos (je), o de la entrega lisa y llana sin medias tintas, y a las apuradas de todo lo conquistado para volver no ya a los 90 sino a 1940; época que la oligarquía más cerril añora con ansias, y sin disimulo. Que nadie se haga el distraído ni finja demencia después...

PD: por si alguien no la oyó o no leyó el discurso de nuestra presidenta el 2 ...

Díganme si no es un lujo y un honor tener una presidenta así :-)