Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

lunes, 25 de mayo de 2015

Tenemos patria. Somos patria. Para bronca de los cacerolitos...otra vez


Tenemos patria y se nota.
Aunque Macri anuncie que este fue el último 25 de mayo (¿se vendrá el Ragnarok,tal vez?)
Aunque  la cornetita nos jure que no nos merecemos un centro cultural como el C.C.Kirchner...
Eso sí, debo confesar que pienso que Cristina sí que es un lujo. Aunque siga cerca, no será lo mismo en 2016, sin ella como presidenta...
Aunque adorables tuiteros y foreros de La Nación (siempre cipaya,nunca argentina) nos expliquen que el voto de los chaqueños es de malísima calidad, pero que por suerte son menos del 3% del padrón nacional (como los porteños, bueh,cámara mata realidad en su imaginación).
 Aunque Tajaí hable de grietas y de país dividido, un día en que fue a sacarse selfies post-linchamiento en Monte Hermoso...
Aunque Lapagüe haya llorado por tener que comerse un embotellamiento yendo a cubrir el acto en la plaza, con aire de recién llegado del planeta Urano.
Aunque señoras escandalizadas fingieran creer que se olvidó el 25 de mayo de 1810, por mencionar el del 2003. Solo veneran la historia muerta, la de los mármoles y alejada de las mayorías,porque es para élites.
La historia viva y vibrante, la que hacen los pueblos, les repele, y al mismo tiempo, les asusta. Gentes pequeñas con miedos pequeños, que otrora se refugiaban tras armas grandes para sentirse fuertes, hoy los protegen un multimedio, y una corporación judicial irredenta. No nos confiemos, ellos nunca nos darán tregua. Para ellos, nosotros sobramos.
La patria es el otro, que somos nosotros, y nosotros somos muchos...
Una plaza llena lo demuestra. Acá no se rindió nadie. Pero la lucha continúa...
El año que viene, por esta misma fecha será el bicentenario de la Independencia.
De nosotros depende que vuelva a ser una fiesta de todos, o que se convierta en una fiesta de esos pocos,tan finos y de tan exquisitos modales, que por supuesto, no vaya a creer Doña Rosa, no tienen nada que ver con la desigualdad (¿remember patroncito yanqui Warren Buffet?)
Pobres almas delicadas,bellas almas de verdugos, que conviene saber no han cambiado ni cambiarán jamás...
Tenemos Patria, y la tendremos mientras la sepamos defender. Nadie lo hará por nosotros.

domingo, 17 de mayo de 2015

Superman nunca viene por acá...(¿creen que le guste esa canción a Larreta?Aviso que el suicidado no es Nisman)

video

No ha sido la pasión (a menos que hablemos de la pasión por el dinero y el poder, que los medios opositores suelen atribuir exclusivamente al kirchnerismo, pero que observamos diariamente en nuestros impolutos empresarios, jueces, periodistas,etc, sin que dejen de pasearse con el disfraz de Heidi con un descaro que ya roza el ridículo) ha sido el negocio...
No es otra que la eterna ley de capitalismo dictando que si se quiere progresar hay que pisar escalones. Y que los escalones son personas...O hacer harina al prójimo.
Ya se trate de talleres clandestinos que se llevan vidas, que seamos sinceros, no conmueven a casi nadie, porque a fuerza de extranjeros y pobres, la Ciudad le quitado el atributo de niños a las víctimas...eran solo menores...
Ya se trate de inundaciones que se llevan vidas que siempre parecen valer menos que la especulación con el precio de la tierra y los emprendimientos inmobiliarios que florecen a calor de un laissez faire,laissez passer que ya es crónico, sin importar signos partidarios de los gobernantes locales, supuestamente más cercanos a los afectados...
Ya se trate de una agresión a jugadores que saca a relucir el desmadre de las barras, los negocios non sanctos de los clubes, las complicidades políticas y judiciales,los jugadores y técnicos mostrando la hilacha, y lo peor del folklore del hincha, criatura sacrosanta que siempre tiene el "yo no fui" en la boca, mostrando que tipos como Macri o Bruera no son extraterrestres caídos de Urano, sino miembros plenos de una sociedad donde incluso podemos repetir como loros que la patria es el otro, pero la verdad es que actuamos como si la culpa siempre fuera del otro.
Es una generalización, lo sé. Hay gente que construye desde el llano,e incluso desde puestos de mayor jerarquía, las bases para una sociedad más solidaria.
Pero mientras no haga carne en la gran mayoría de la población que ser solidarios es la mejor forma de ser egoístas porque, salvo unos pocos privilegiados, nadie se salva solo, y todos necesitamos la ayuda de otros...
Mientras la necesidad de redistribuir la riqueza no sea reconocida cabalmente como algo positivo, y solo no como un mal aceptable solo en crisis terribles, una especie de correctivo temporal para luego volver a la senda honrada del capitalismo salvaje, y el que se caiga del tren que se joda...
Mientras esa batalla no se gane, no habrá candidatos milagrosos (ni siquiera una CFK re-re-electa o un Néstor redivivo) que nos salven. Y si se gana esa batalla no habrá candidatos marketineros que puedan hacernos cambiar nuestras convicciones por un puñado de globos o por una mano de pintura...pero no porque serían "controlados" a distancia por una voluntad popular que siempre es más difusa que el apriete corporativo, o por un supuesto (y dudosamente efectivo) cercamiento por pares, sino porque nadie que careciese de convicción para defender al pueblo lograría la mayoría de sus votos. Así de simple.




PD: en uno de tantos fallos vergonzosos del poder judicial que supimos conseguir, unos canallas miserables han bajado la pena a un violador de un niño de 6 años con la peregrina excusa de que como el niño "era gay" el ultraje sufrido no era tan grave...no es la primera vez, esos mismos tipos había rebajado la condena a un pastor, violador de dos niñas pobres, con la excusa de que al ser de un bajo nivel económico, pertenecían a un sector social que se iniciaba tempranamente en el sexo, igualando una iniciación voluntaria con un pibe de edad similar, a una violación por parte de un adulto...
Espero la masiva marcha correspondiente pidiendo justicia por este pibe...
Sí, me traje un sillón cómodo.

viernes, 1 de mayo de 2015

Día del trabajador. De luchas y derechos. La patria sigue siendo el otro.


Hoy es día del trabajador,un día de lucha, un día de festejo,y,porque no, también un día de reflexión...
Basta una simple mirada alrededor del mundo,y oír los discursos nada velados de los economistas del establisment,en general y de los asesores económicos de los candidatos con más rating en particular, preparando otra cirugía hasta el hueso y sin anestesia-total la pierna no es suya-,para ver que los derechos que costaron sangre, sudor y lágrimas a tantas generaciones de obreros pueden perderse de un plumazo si la ola neoliberal del capital salvaje (que no estaba ni muerto ni moribundo, como anunció más de un despistado en el 2008-2009, estaba-y sigue- de parranda) te arrasa.
Los únicos derechos que se mantienen son aquellos por los que se lucha. Está muy bueno que ahora los trabajadores no necesiten marchan y puedan irse a Mar del Plata (o a cualquier sitio turístico), pero no nos olvidemos que cocodrilo que se duerme es cartera.
Con la oligarquía argentina no hay pactos cómodos que salven al trabajador, es hora de entender eso. Salvarán a las cúpulas sindicales, hoy muy lejos de ser representación real alguna de los trabajadores,eso sí, pero al pueblo lo dejan de a pie (no por nada están los impresentables del transporte pidiendo aumento de tarifas del ídem público a Macri, el que avisa no es traidor, a lo sumo, canalla y miserable).
Y por cierto, es un buen momento para que nuestra querida clase media-a la que pertenezco,aclaro,-deje de creerse "el primer trabajador" en detrimento del resto de la Argentina ,que saldrá a flote a fuerza de voluntad mientras todos se inundan, y comience a pensar que solo los ricos se salvan solos (o los salva el estado sin que se oigan muchas voces clasemedieras de protesta, como sí se oyen cuando se garantiza a un pibe pobre, una asignación familiar-eso es la AUH-,salud y educación). Los demás siempre necesitamos al otro. Ese que es la patria.
Y aunque sea lugar común, no olvidemos que el otro de los demás...somos nosotros.
¡Feliz día para todos los trabajadores y trabajadoras!