Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

miércoles, 6 de enero de 2016

Los reyes no pasaron pero el nene está rompiendo todo






Hace un año,Campanella  se horrorizaba por Twitter por unos chicos de La Cámpora disfrazados de los reyes magos repartiendo regalos a los niños...
Hoy lo imagino explotando de indignación ante los atropellos del PRO a la legalidad vigente, por la persecución ideológica a los opositores, por el ataque feroz al poder adquisitivo de los más humildes y de la clase media, por el endeudamiento irresponsable...¿Como era?"Nada respetan..."
Ah,no? Que no dijo ni mu...Mira vos...prioridades que tienen algunos..
Porque lo cierto y lo concreto es que la construcción de un país  injusto y para pocos está en marcha. Y salimos sobrando muchos.
El neoliberalismo siempre ya jugado ese juego. No va a cambiar. La lección es simple, si no tenes riqueza (ojo ahí, los ingenuos de clase media,el salario es ingreso pero no riqueza), no tenés derechos.
Volvió  un juego old fashion, pero el preferido de los multiricos: el yenga. Y no es necesario ser Casandra para pronosticar que en unos años se derrumbará con todo su peso,sobre nuestras espaldas.
El neoliberalismo abomina de los derechos humanos, de la redistribución del ingreso,por considerarlos obsoletos, y pasa por ser siempre nuevo,siempre joven,un eterno Peter Pan...
Esa fijación del PRO por globos y peloteros puede o no ser casual, pero lo cierto es que apela a la infantilización del electorado de la que hablaba Chomsky denunciando las actuales y globales estrategias de manipulación del establishment...
Pero en un punto,me temo que Chomsky,como casi todos los intelectuales de izquierda, sobrestima la racionalidad y el pragmatismo de la derecha. Se toma demasiado en serio el folleto de propaganda que la derecha mundial hace de sí misma.
En medio de una crisis no sólo económica, sino también ecológica (que haya ecologistas pasados de peyote pidiendo cosas absurdas,y multinacionales como Greenpeace haciendo negocios, no hace menos real y jodido,sobre todo para los más pobres,los ricos tienen seguro,y reaseguro, al cambio climático), el neoliberalismo sigue soñando con que todo se resolverá haciendo más ricos a los ultraricos, y descartando a los pobres. Que luego su deidad imaginaria favorita o la tecnología ( a la que ven como magia y no como el instrumento, útil y necesario, pero no todopoderoso, que es) los salvarán. A ellos,claro. Los pobres seguro no se lo merecen...
No juegan al infantilismo para dominarnos. Son infantiles, en el peor sentido del término. En el sentido de los niños malcriados que rompen sus juguetes para divertirse. No conocen ni aceptan que la libertad es poder, y que el poder conlleva responsabilidades, tanto más grandes cuánto mayor es este.
Si estuvieran fingiendo, podrían detenerse cuando el juego se volviese muy costoso. Pero no fingen. Son ellos,sin máscaras. Eso es lo que los hace tan peligrosos.
Y no van a detenerse. Ni van a madurar.
No vale,por cierto, hablar del derecho a suicidarse cuando lo que está en juego es que dejamos un país, y un planeta peor a nuestros hijos. Si queres suicidarte, siempre podes recurrir a una Berza, como el fiscal francachela, o lanzarte de un piso alto, o darte un chute de veronal...
Acá el juego es a largo plazo (en el cuál estaremos keynesianamente muertos,pero con un poco de suerte haciendo logrado que sea injusto,diría Unamuno). Y nuestras deudas las pagan otros...
Si queremos armar una fuerza que los enfrente debemos tener en cuenta eso. Y desoír los cantos de sirena de los que creen que pragmatismo es únicamente cuidar sus culos, y olvidan que salvo unos pocos que sí se salvan solos, los demás necesitamos del prójimo tanto como éste necesita de nosotros.
Pronto voy a hacer un post sobre eso,porque creo que es un punto donde nos han colado la peor cara del neoliberalismo...

2 comentarios:

  1. El otro día, comentando un posteo de Greta, concluí simplemente en que quien se había encaramado por DERECHA al gobierno nacional era, ni más ni menos que eso, LA DERECHA. Es decir, EL ENEMIGO.

    Y ahora no se trata de aquella vieja oligarquía ganadera que levantaba palacios franceses e italianos en la Avenida Alvear mientras amontonaba al pobrerío en inmundos conventillo en los que no sólo debían compartir una pieza entre cinco o seis, sino también inmundos baños y cocinas con otros "inquilinos" totalmente extraños. Sin embargo, ésa oligarquia también levantó escuelas, hospitales, dispensarios, parques y sitios para el uso del público en general. Muchos de esos lugares aún son motivo de orgullo para más de uno.

    Esta DERECHA, en cambio - que aún no se dió cuenta de que accedió al poder por medio de elecciones democráticas y que cree que se trata de otro golpe de estado - está demostrando que ignora olímpicamente que LA MITAD de la ciudadanía NO LA VOTÓ. O, peor aún, que NO LE IMPORTA.

    Y quienes la apoyaron, como el caso del cineasta Little Bell, lo hicieron casi exclusivamente para sacarse de encima a un sistema de gobierno populista o nacional y popular, sin importar qué vendría después.

    Esta andanada de venganza, revancha y oscuridad mediática, además de traer los turbios recuerdos del Dto. 4161/56 (vaya, otro decreto, qué casualidad), tendrá como única consecuencia sumirnos en otro pozo como el que nos metieron mientras decían "¡Qué bueno es dar buenas noticias!".

    Mal de muchos, consuelo de tarados: Mirá como se están moviendo los tentáculos de la medusa urticante imperial por nuestro sub-continente.

    Me tranquiliza la presencia de T'ajaí junto al delegado del poder en el foro popular de Davos. Seguro que de allí saldrán las soluciones que nuestro país necesita para superar los últimos doce años tan atípicos en nuestra cristina y occidental historia.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Eso me temo...
    En cuánto a Tajai es uno más de la larga lista de alfombras,tapetes,y alfombrines que se postulan frente a los de Davos a la hora de destazar nuestro país y comprarlo por saldos y retazos.
    Igual en materia de traiciones lo más patético es el rol del que quiere venderse,y le dicen que el cupo está lleno...

    ResponderEliminar