Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

martes, 21 de junio de 2016

La patria es ancha y ajena...

Nunca fue tan ajena la patria...

Nos gobierna un grupo de empresarios que habiendo llegado a puestos políticos por el voto popular,actúa sin embargo,como un ejército de ocupación.
No quieren pueblo cerca. No quieren pueblo activo,ni en lucha,ni en celebración,ni de ninguna forma que nos haga visibles. Y lo demostraron reprimiendo brutalmente ayer. Y seguirán demostrándolo cada vez que tengan ocasión.
Aunque Macri les haya hecho decir a unos niños "Sí,se puede" ,esa frase marketinera y vacua ( a menos que se la llene de contenido y se explicite QUIÉNES pueden,y QUÉ es lo que pueden) ,en el contexto político actual,suena a burla cruel,salvo que la coletilla sea "resignarse,y morir en silencio" .Porque sus empresarios- ministros, y hasta la vicepresidenta, de este CEO nacional ( de jurisdicción nacional,no de nacionalista) no han hecho más que remarcarnos que NO podemos seguir teniendo empleo estable y paritarias libres,comiendo barato, teniendo servicios públicos baratos,celebrando masiva y callejeramente las fechas patrias.
Un catálogo de resignaciones e impotencias como la épica actual del cambio...
Nos quieren amedrentados, y en casa mirando TN o equivalentes.
Pero darles el gusto no es una opción. Porque no nos van a "tratar mejor" si nos quedamos quietos y callados. No van a dejar de arrancarnos derechos de puro buenitos.
El neoliberalismo no acepta la existencia de derechos humanos. Sólo reconoce el privilegio de la propiedad privada para unos pocos ,y lo defiende con todas las armas. Todo derecho que no defendamos se perderá.
Es tiempo de lucha,y nada garantiza la victoria. Pero la resignación siempre garantizó la derrota.

1 comentario:

  1. Desde el 10 de diciembre pasado, lo único que "se puede" y ha sido demostrado fehacientemente, es destruir metódicamente al país, a sus fuentes de trabajo y a cualquier emprendimiento que implicara la defensa de nuestra soberanía y de nuestro pueblo.

    El velóz desarrollo y atropello de la marea amarilla, aunque intente ser tapado o disimulado por la hegemonía mediática, incluso con sucesos innegables y vergonzosos como el del ex secretario de obras públicas, no conseguirá opacar los mejores doce años que vivió Argentina y no sólo sus trabajadores. Ningún López o Báez podrán ocultar esa realidad como así tampoco el espantoso retroceso experimentado en los últimos 6 meses.

    Pero la horrible experiencia también sirvió para mostrar con su verdadero rostro a muchos que, por buena fe, creimos que compartían los mismos principios e ideales que nosotros. Es desagradable la experiencia, pero era peor seguir creyendo en ellos.

    A pesar de todo lo ocurrido y de lo que aún está por suceder, sigo enamorado y defendiendo esos principios que Néstor y Cristina NO DEJARON en la puerta de la Casa Rosada, a pesar de las macanas y errores que pudieron haber cometido.

    Un abrazo

    ResponderEliminar